Bart & The Bedazzled: “Blue Motel” (Lovemonk / Gran Sol)

Texto: Txema Mañeru.

¡La gente de Lovemonk sigue fiel a su slogan promocional: “Discos Buenos”! Eso es lo que sacan siempre y lo hacen además con excepcional cuidado, también en la presentación de sus cuidados vinilos. Además tienen la clase para editar discos de artistas de aquí muy especiales como son Remate, Forastero, Gecko Turner o el estupendo Pajaro Sunrise, nombre bajo el que se esconde el leonés Yuri Méndez Jr. Casualmente, o no, el productor del último y gran disco doble de Pajaro Sunrise fue Bart Davenport, uno de sus músicos más admirados desde siempre junto a Eef Barzelay, de Clem Snide.

Bart es un geniecillo en diminutivo, pero con mayúsculas, del pop y tiene una trayectoria intachable. Es indudable que le gusta el pop británico de los años 80 y la new wave. Es normal que al hablar de él se citen a grandes del género como The Go-Betweens, Aztec Camera, Squeeze, los Style Council de Paul Weller o Prefab Sprout. El músico californiano tuvo una destacada trayectoria en bandas pero hace ya 4 años nos entregó un magnífico tratado de pop titulado “Physical World” también en Lovemonk que fue su cuarto disco en solitario. Ahora ha querido ir un poco más allá y se ha juntado con The Bedazzled para firmar este “Blue Motel” de aires más cinematográficos. Muchas de estas canciones las veo para escenas de diferentes películas. La banda está formada por Wayne Faler (Dream Boys), Andrés Rentería (José González) y Jessica Espeleta (L.A. Takedown). En otras ocasiones ha colaborado con Bart el saxofonista de Lovemonk, Chip Wickham, pero en esta ocasión ha sido Billy McShane el que ha metido su cálido instrumento en algunos de los mejores temas del disco, como por ejemplo ese ‘What’s Your Secret (Cleo)’ con su pegadizo estribillo y el ritmo para bailar con buenas percusiones. También saca magia de su instrumento en el precioso y noctámbulo lento ‘Life Under Water’. La producción de Aaron M. Olson es también otra cosa a destacar. Un Olson que además ha ayudado con el sintetizador y el piano.

Juntos han creado pop sofisticado y sencillo a la vez, pero siempre elegante. Las guitarras de Faler suenan prístinas y los sintetizadores son puramente ochenteros. Su voz de crooner emociona casi sin querer. El comienzo con el tema homónimo, ‘Blue Motel’ es pura elegancia que de verdad recuerda a Prefab Sprout, Style Council o Blue Nile. ‘Halloween By the Sea’ o ‘Time Machine for Two’ son preciosos lentos cargado de relax con la finas guitarras de Faleru. La cara A se cierra de manera animada con ‘The Amateurs’, un tema que también podría gustar a los fans del mejor Chris Rea. En la cara B podemos gozar con perlas como ‘The House that Built Itself’ con un vídeo también de lo más atractivo y un estribillo contagioso. En ‘Single Life’ de nuevo hay espacio para el lucimiento del saxo romántico de McShane. El final es para ‘Vampire’, otro tema de indudable gancho pop que te deja con ganas de volver a pinchar el disco.

Por cierto que si te pasas por www.lovemonk.net descubrirás que el citado flautista y saxofonista británico Chip Wickham acaba de entregar su segundo y espectacular vinilo para el sello, “Shamal World”, tras el interesante y también destacado “La Sombra” del año anterior con su gran versión de ‘La Leyenda del Tiempo’ de Camarón. Jazz, soul, funk, hip hop y electrónica en dos discos ya, elegantes y apasionantes. También acaban de publicar el EP de 10” con la Banda Sonora de “2001 Sparks In The Dark” firmado por Remate & Wild Honey. Se trata de un documental de Pedro González sobre el 50 Aniversario de la legendaria película de Kubrick, “2001: Una Odisea del Espacio”. Han ayudado a estos dos grandes artistas en algunos destacados momentos del disco la voz de Alondra Bentley y el cálido violín de Ana Galletero. Son guapos los guiños al “Expediente X” de Mark Snow. Un elegante disco que funciona también a la perfección sin el acompañamiento de las imágenes.

La verdad es que tanto los nuevos discos de los nacionales Remate & Wild Honey como de los internacionales Chip Wickham y Bart & The Bedazzled son “Discos Buenos”, realmente.

A %d blogueros les gusta esto: