Crónica Garage Sound Fest 2018: viernes 8 de junio

Texto y fotos: Txema de la Cruz.

El segundo fin de semana de junio se celebraba en el Auditorio Miguel Ríos de Rivas, Madrid, la segunda edición del Garage Sound Fest que reunía a grandes nombres de la escena internacional dentro del hard rock acompañados por una pequeña remesa de bandas nacionales, unidas entre sí en un ambiente cargado de mucho rock ‘n’ roll de alta cilindrada ya que dentro del mismo evento había exhibiciones de motos de freestyle junto con grandes coches de época totalmente equipados, restaurados y customizados hasta el mínimo detalle.

Las dos jornadas se desarrollaron con total normalidad según las previsiones de los organizadores en donde la afluencia de público fue creciendo según se acercaban los conciertos de los cabezas de cartel, Buckcherry para la jornada del viernes y Glenn Hughes para la jornada del sábado. En la primera edición del año pasado registrada en julio junto con una fuerte ola de calor en la comunidad de Madrid, los organizadores optaron por adelantar el evento para primeros de junio. Realmente los asistentes se libraron del calor pero a su contra tuvieron que aliarse con la lluvia que durante las primeras horas del evento hizo acto de presencia, retrasando de algún modo la asistencia del público para las primeras bandas en salir al único escenario de esta segunda edición.

Los primeros en debutar fueron los ingleses Stone Broken quiénes se presentaban en el festival para ofrecer su reciente segundo larga duración ‘Aint’ Allways Easy’ junto con su disco debut de 2016 ‘All In Time’. Les seguían Mammoth Mammoth, quiénes según los comentarios de algunos de los presentes, dieron un señor concierto lleno de energía y gran desparpajo encima del escenario, siendo el líder y vocalista, Mikey Tucker, quién se subió literalmente por los andamios del escenario para después integrarse con el público que se encontraba dentro de las primeras filas. Banda que debutaron en 2008 con un EP y que recientemente, en concreto el año pasado se sacaron un buen disco titulado ‘Mount The Mountain’, siendo éste el principal reclamo de su intensa actuación.

Phil Campbell – The Temperance Movement

La tercera descarga del viernes recaía en la banda británica The Temperance Movement, a los cuales llegamos en el tramo final de su actuación en directo y en donde esta joven banda capitaneada por el vocalista Phil Campbell, junto con los guitarristas Paul Sayer y Matt White, el bajista Nick Fyffe y el baterista Simon Lea, ofrecieron su propuesta musical ante un público bastante expectante y ansioso de conocer sus canciones repartidas en sus tres discos de estudio que comenzaron hace cinco años con su disco homónimo para después regresar a la escena musical con ‘White Bear’ y presentarse este año con su aclamado trabajo ‘A Deeper Cut’. Banda que de algún modo recuerda a The Black Crowes más melosos sobretodo por los movimientos y gestos que se gasta Phil Campbell a lo Chris Robinson. Su música esta llena de melodías, slides y guitarras muy bien marcadas pero nada distorsionadas que acompañan a canciones de rock con pequeños toques de soul y blues rock. Una banda que tras lo poco que pudimos ver, nos agradó bastante, quedando pendiente prestarles más atención a sus canciones pero en otro ambiente más tranquilo y pausado.

Jocke Berg – Adde Andreasson – Hardcore Superstar

A eso de las 20:55 horas salían al escenario los ya consagrados suecos Hardcore Supertar que debutaron por el 1988 con su disco debut ‘It’s Only Rock ‘n’ Roll’, un título lleno de intenciones. Han pasado treinta años desde su comienzos y se presentaban en el Garage Sound Fest con un reciente álbum bajo el título ‘You Can’t Kill My Rock ‘n’ Roll’. La banda capitaneada y liderada por el vocalista Jocke Berg ofrecieron una gran descarga de adrenalina sonora a través de sus contundentes canciones cargadas de numerosos himnos que fueron coreados por algunos de los seguidores de la banda que ocupaban las primeras filas del escenario.

Vic Zino – Hardcore Superstar

Su comienzo fue bestial al otorgarnos cortes como la inicial ‘Kick On The Upperclass’ seguida de ‘Electric Rider’ y su himno ‘Dreamin’ In A Casket’. El guitarra Viz Zino era un torbellino encima del escenario junto con sus compañeros, el bajista Martin Sandvik y el baterista Adde Andreasson, quién portaba camiseta blanca de Queen, banda que tocaría al día siguiente en la capital junto al vocalista Adam Lambert. Prosiguieron con su contundente concierto desgranando cortes muy en la onda de Mötley Crüe pero registrados con su propia marca personal como fueron ‘My Good Reputation’, ‘Liberation’ y ‘Touch The Sky’. Jocke Berg se mostraba muy enérgico encima del escenario pero su voz no era la esperada ya que se la notaba algo rasgada, siendo esta una apreciación personal. Seguido de sus potentes canciones llegaba el momento cumbre de su actuación, el cual se ha convertido en un clásico en sus últimos conciertos. Mientras desgranaban el aclamado corte festivo ‘Last Call For Alcohol’ la banda invitaba a varios de los allí presentes a varios chupitos que servirían para animar aún más al personal y para encarar de la mejor forma posible la recta final con otros tres trallazos sonoros como lo fueron, ‘Bring The House Down’ muy coreada por el público, ‘Babbon’ y ‘Moonshine’, dejando para el tramo final de su actuación, la emblemática ‘We Don’t Celebrate Sundays’ y ‘Above The Law’ que tuvo su momento simpático al desmontarse la batería de Adde mientras sonaba el tema y que era movida por un ayudante hasta donde se encontraba Viz. Terminado de esta manera su rotunda actuación gritando Jocke a lo Bruce Dickinson; ‘Scream For Madrid’.

Josh Todd – Sean Winchester – Buckcherry

Sobre las 22:45 horas el ambiente que reinaba el festival era el idóneo para el disfrute del primer cabeza que era ni más ni menos que Buckcherry, que como otras bandas que se plantaban en el festival madrileño, presentaban su último trabajo de estudio. En esta ocasión se trataba del ya lejano ‘Rock ‘n’ Roll’ de hace casi tres años. La afluencia del público era superior a las primeras horas de la tarde, quién se encontraba expectante a la actuación de la banda del líder y vocalista Josh Todd. Con otra segunda fecha en nuestro país, en concreto para el sábado en Barcelona, se presentaban en el Garage Sound Fest como reclamo y en donde ofrecieron un concierto que no estuvo a las expectativas creadas por muchos de sus seguidores allí presentes y quizás por alguno de los organizadores, ya que el propio Josh Todd no tuvo su mejor actuación en donde su voz agotada, cascada y baja de tono fue la protagonista de la noche. El resto de la banda, la cual se va cambiando cada cierto tiempo sin ser estable durante un tiempo, y con el solvente y guitarrista Stevie D., quién permanece al lado de Josh desde hace trece años, ofrecieron un más que digno concierto destacando la nueva sección rítmica y el nuevo guitarra Kevin Roentgen, que aparecía en el escenario con imagen de rockabilly.

Kevin Roentgen – Buckcherry

Comenzaron con los cortes ‘Ridin’’, ‘Broken Glass’ y ‘Slamin’ con un Josh Todd totalmente cubierto por un largo abrigo y camiseta que según transcurrían las canciones terminó con su habitual torso desnudo totalmente tatuado y musculoso, pese a que la noche no era realmente cálida. ‘Rose’ y la clásica ‘Lit Up’ dieron paso a la enérgica versión de Icona Pop, ‘Say Fuck It’, canciones que fueron muy coreadas por parte de un sector del público. Según pasaban los minutos el ambiente se caldeaba encima y debajo del escenario y en donde pudimos comprobar el gran frontman que es Josh Todd, pese a no tener a su favor su carismática voz, con sus movimientos y juegos de piernas que recuerdan a las de un boxeador fueron los protagonistas de su estancia encima del escenario. Mientras que su compañero, el guitarra Stevie D., hacía de las suyas mientras sonaban ‘Tired Of You’, su gran himno y momento cumbre ‘Rescue Me’, seguida de ‘Too Drunk …’, su nuevo corte ‘The Vacuum’ que estará presente en su próximo nuevo disco de estudio y ‘Gluttony’.

Stevie D. – Buckcherry

En el tramo final fueron algunos guiños a sus influencias musicales ya que la banda ofreció una jam basada en los cortes ‘Jungle Fever’ (Stevie Wonder) y ‘Proud Mary(Creedence Clearwater Revival), mezclada con ‘Crazy Bitch‘ para terminar su actuación con ‘Out Of Line’, ‘Tight Pants’ y la cover de la mítica canción de The Doors, ‘Roadhouse Blues’. Un encuentro con Buckcherry que quizás con las expectativas generadas fue en cierta medida un pequeño fracaso debido a la poca implicación del vocalista en liderar su actual nave musical y que si no retoma el rumbo adecuado puede llevarle a la deriva. Eso sí, para mitigar su posible caía ya se ha apresurado junto a su fiel compañero Stevie D. en organizar una nueva banda llamada Josh Todd & The Conflict, la cual recomiendo ser escuchada, y que han lazado el año pasado su potente debut ‘Year Of The Tiger’.

Danko Jones – Rich Knox – Danko Jones

Las fuerzas empezaban a fallar ya que el viaje de algo más de cuatro horas hacía mella en el cuerpo, aun así nos plantábamos para asistir al tremendo y apabullante concierto que ofrecieron los canadienses Danko Jones. Quiénes con su sobrio escenario dieron rienda suelta a toda su artillería sónica desplegada en sus ocho discos de estudio y que comenzaron su andadura musical hace dieciséis años con su debut ‘Born A Lion’ para rematar el año pasado con su ‘Wild Cat’. El guitarra y cantante Danko Jones junto a John Calabrese en el bajo y Rich Knox en la batería comenzaron su concierto con la enérgica ‘I Gotta Rock’ que fue seguida por ‘Sugar Chocolate’ y ‘First Twisting Knife’. Tres apabullantes artefactos sonoros muy en la onda Ramones pero con el sello personal de Danko Jones y que sirvieron para cantar por parte del respetable la ya sabida frase ‘dan kojones’ y que muy bien sabe gastarla el propio músico. Detalle que fue seguido en varias ocasiones por el canadiense a la hora de presentar las canciones y que sirvieron para descansar y coger oxígeno. Continuaron su repertorio de rock sucio de alto voltaje con pequeñas similutudes a los AC/DC con varios temas entre ellos ellos, ‘Full of Regret’, ‘Had Enough’ y el corte que da nombre a su reciente disco para acabar con su clásico ‘My Little R’n’R‘, también de ‘Wild Cat’. Antes de finalizar su concierto a eso de las 01:30 horas tuvimos que abandonar el evento para ir descansar y de esa forma cubrir con garantías la segunda parte del festival del día siguiente en donde destacaba la figura del emblemático Glenn Huhges, quién era el segundo cabeza del cartel y que en esta ocasión nos iba a ofrecer grandes clásicos de los ya legendarios y dinosaurios del rock, Deep Purple.

John Calabrese – Ritch Knox – Danko Jones

Destacar y mencionar que durante los descansos de las actuaciones y para dar tiempo a la organización para adecuar el escenario a las bandas, el evento musical se transformaba en un recito para los apasionados del motor que se encontraban en el auditorio, en concreto de las famosas y rugientes motos freestyle, de esas que a través de su correspondiente rampla, los pilotos mostraban sus habilidades con figuras impensables y muy difíciles de conseguir durante sus impresionantes y acrobáticos saltos.

A %d blogueros les gusta esto: