Entre Bambalinas: Carlos H. Vázquez (periodista)

Texto: Carlos Molina.

Cuando mi amigo y tocayo Carlos H. Vázquez (fotos: Patricia J. Garcinuño) comenzaba a compaginar peripecias periodísticas varias, solía bromear con él diciéndole que era imposible que pudiera con todo a no ser de que estuviera clonado. Lo que había detrás de toda esa incombustible labor era una pasión innata por escribir, escribir…. y aprender. Hoy es ejemplo de lo que debe ser un buen periodista: inquieto, atrevido, con ganas de seguir aprendiendo y currela, mostrando su labor en medios prestigiosos como la Popu o Forbes, pero cuyo extenso background le permite hablar de la música, en el sentido más amplio del término, en nuestro país.

Vayamos por el principio. ¿De dónde viene tu pasión periodística y, ya puestos, tu pasión por la música?

La pasión por la música es el inicio de todo lo que vino después. En casa de mis padres teníamos una cadena de música -con doble pletina y plato- y una pequeña colección de vinilos de Génesis, Mike Oldfield, Camarón, Triana, Bruce Springsteen, Los Chunguitos, Queen… Mi primo también tenía una cadena. Cuando iba a su casa, me pasaba cintas de Michael Jackson que yo escuchaba luego en mi primer walkman. Todavía conservo los vinilos y las cassettes, por cierto.

Lo del periodismo fue en el instituto. Me gustaba mucho dibujar y escribir, pero al final me decanté por las letras. Recuerdo una asignatura optativa que se llamaba Procesos de comunicación (la otra era Taller de matemáticas). Estas clases se daban los viernes por la mañana y yo estaba encantado con los comentarios de texto, las entrevistas…

Tuvimos la suerte de leer algunas de tus primeras entrevistas en Orpheo, años ha, cuando este proyecto era un fanzine, ¿pero cuáles y dónde fueron tus primeros pasos profesionales? ¿Y qué recuerdas de esos tiempos?

El sentimiento de suerte es mutuo. Siempre cuento desde diciembre de 2006, cuando publiqué una entrevista a Shuarma (Elefantes) en Orpheo, porque fue la primera vez que salía algo mío en papel. Las primeras entrevistas, en general, eran de temática musical: Súper Ratones, Juan Aguirre (Amaral), Miguel Ríos… Luego vino Efe Eme y un documental sobre Enrique Bunbury (‘Porqué las cosas cambian’) que dirigió Javier Alvero. Te hablo del 2009, 2010… Gracias a ese docu pude conocer a una gente increíble, tanto entrevistados como compañeros. Tengo un recuerdo precioso de ese tiempo.

De allí a aquí, has ido creciendo a pasos agigantados. No hay más que ver el background que acompaña tu perfil de Facebook. Me gustaría preguntarte por algunas de tus colaboraciones periodísticas musicales en concreto. Comenzamos por la que llevas a cabo desde hace años en la mítica revista Popular 1.

Gracias por tus palabras. Conocí a César Martín gracias a Enrique Campos, director de la ya extinta web Paisajes Eléctricos, donde estuve también escribiendo. César era entonces jefe de redacción (en la actualidad es director) y empezamos a hablar por e-mail. Debuté en el número de mayo de 2011 con una entrevista a Jonny Kaplan, en el siguiente fue John Mayall y poco tiempo después Johnny Winter en un viaje a Barcelona. 7 años entrevistando a músicos internacionales como Eric Burdon, Jackson Browne, Shirley Manson (Garbage), The Jayhawks, Charlie Musselwhite… ¡El Popu es más grande que la vida!

Centrémonos ahora en la no menos mítica Efe Eme, antaño publicación y ahora excelsa web musical.

Como te comentaba antes, Efe Eme pertenece a una etapa importante. Compraba la revista, pero entré cuando ya estaban con la web. Una vez fui a cubrir por mi cuenta a una manifestación del sector de la música delante del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y me animé a enviarle la crónica a Juan Puchades (director). De un tiempo a esta parte está al cargo Arancha Moreno, una persona con un respeto inmenso hacia el oficio y los músicos (la muestra está en el libro que ha publicado sobre Iván Ferreiro, titulado ‘Iván Ferreiro: 30 canciones para el tiempo y la distancia’).

¿Cómo valoras la infraestructura mediática musical en nuestro país? ¿Qué cosas crees que se hacen bien, y son mejorables, en el campo periodístico musical?

Con el tiempo he valorado publicaciones que antes no me gustaban tanto, como Rolling Stone. Ahora hay blogs, webs y revistas, además de fanzines, que están bastante profesionalizados (en el sentido estético). Es un mundo muy precario, eso sí. Luego están los vetos, los rencores y el ninguneo. Pero bueno, es lo que hay; no parece que nadie quiera cambiarlo.

Y lo mismo, pero fuera de nuestro campo, ¿cómo juzgas el trabajo de agencias de comunicación, salas, sellos nacionales… en general? ¿Qué consideras que puede ser mejorable?

Te puedo hablar desde mi punto de vista, porque hacer esos trabajos requiere de un talento que yo no tengo. Todo es mejorable, pero porque las cosas evolucionan. Considero que se deberían tener más en cuenta otras cosas antes que intentar colocar una portada. Desde el cariño lo digo, porque en las agencias y discográficas saben todo el trabajo que hacen en los medios más pequeños, pero no todo el mundo puede competir con los acuerdos publicitarios que hay entre una cabecera y una discográfica.

No es que tu talento fuera a sorprendernos a los que te conocemos desde hace tiempo, pero me hizo mucha ilusión encontrarme con tu versatilidad a la hora de tratar no solo la música, sino con todo tipo de temáticas y personajes… ¿Te sientes cómodo a la hora de tratar cualquier temática y formato (entrevista, reportaje, reseña…)?

Gracias de nuevo, tocayo. Pensaba que con la música me estaba limitando, así que decidí hacer preguntas de música a gente de otros ámbitos, sobre todo artísticos. Fue cosa de ir amoldándose. Al final, esto se trata de tener curiosidad, que es la razón por la que lanzamos cuestiones al aire. Como me dijeron una vez: “Si no sabes algo, pregunta”.

En cuanto a los formatos, es cosa de ir trabajándolos. Cada uno tiene sus pros y sus contras: Transcribir puede ser muy aburrido y la documentación lo mejor de todo, por ejemplo. Pero personalmente, prefiero las entrevistas y los reportajes.

Cambio 16 y Esquire, visto desde fuera, suponen también un escalón más, y sobresaliente, en tu trayectoria. ¿Qué me puedes contar de tu labor en ambas cabeceras?

En Cambio 16 aprendí muchísimo. Me dejaban publicar lo que quería sin tener que consultarles. Empecé en 2011, cuando todavía escribía para Mondo Sonoro y Paisajes Eléctricos. La primera entrevista que publiqué se la hice a Ramoncín. Apareció destacada en portada e hice feliz a mi abuela.

Estuve en Cambio 16 hasta que aterricé en Esquire, etapa que se inició en 2013. Durante un tiempo tuve una periodicidad semanal con las dos cabeceras, pero era mucho y tuve que quedarme con una, que fue Esquire, primero en web y más tarde en papel. Después comencé a colaborar con Forbes.

¿Y de tu trabajo en Jot Down?

Entrevisté al poeta Leopoldo María Panero por mi cuenta y lo subí a un blog que tenía entonces. Un compañero (Rafa) me sugirió que enviara a Jot Down la entrevista porque era ideal para su formato, así que le hice caso y les pasé la transcripción y las fotos que hizo Sara del Castillo. Esto fue en la primavera del 2012, cerca del verano, y ellos habían empezado a rodar en 2011. Ya tenían prestigio, por lo que publicar con ellos era como tocar la excelencia. Además, trabajan el formato que más me gusta: El extenso.

Has entrevistado y charlado con gente de lo más granado e interesante de la cultura nacional, en ámbitos varios. ¿Cuáles han sido los nombres que más te han marcado y por qué?

Panero, por supuesto, porque la entrevista fue incómoda y la transcripción una tortura (el periodista Bruno Galindo me dijo que hasta iba a soñar con el poeta). Pero fue un reto y resultó ser un trabajo que trascendió bastante. Luego está Enrique San Francisco, en Esquire. Creo que pasé como tres o cuatro horas con él, en su casa, bebiendo cerveza. Casi al anochecer se presentó allí el trompetista Jerry González y la cosa se animó con más cerveza, chocolate y la trompeta de Jerry improvisando sobre los discos de jazz que nos estaba regalando Quique. No puedo olvidar tampoco las cinco horas que pasé con Poli Díaz ni el viaje-aventura a Londres para entrevistar a Charlie Sheen. ¡Ah! Y mis respetos a Carlos Boyero, un tipo con buen gusto por la música que me dio una de las mejores entrevistas que he podido hacer. Luego está Rosa María Mateo, histórica periodista de la televisión en España. Pasé dos horas largas con ella. Es genial. Pepe Sacristán, Javier Krahe, Juan Diego, Juliette Binoche…

Lo mismo, pero esta vez en cuanto a compañeros de profesión. ¿De cuáles aprecias su trayectoria y suponen, de alguna forma, un espejo en el que mirarte?

Me gusta lo que escribe Arancha Moreno (Efe Eme), Chema Doménech (Esta canción me suena), Álvaro Corazón Rural (Jot Down), María Sánchez (ha publicado el libro de poemas ‘Cuaderno de campo’), Fernando Navarro (El País), Manuel Recio (acaba de publicar ‘Atardecer en Waterloo’, sobre los Kinks), Jesús Rodríguez Lenin (siempre eterno), Fernando Neira (El País), Jesús F. Úbeda (Zenda), Karina Sainz Borgo (Vozpópuli), Juan Soto Ivars (El Confidencial), Manuel Jabois (El País), Bárbara Ayuso (Jot Down), Borja Terán (La Información)…

¿Qué grupos y artistas consideras más interesantes en este momento, de España e internacionales?

De los nacionales me quedo con Txetxu Altube, Nat Simons, Jorge Marazu, Gustavo Muñoz, Joana Serrat, Xoel López, Jacobo Serra, José Ignacio Lapido, Miqui Puig, Nacho Campillo, Elefantes, Dorian, Vetusta Morla, Rufus T. Firefly, Silvia Pérez Cruz, Viva Suecia, Josele Santiago, Varry Brava, Coque Malla… Gente con discos que le aportan mucho a la música.

En cuanto a los internacionales, te recomiendo el último de Laura Marling (‘Semper femina’), Penguin Cafe, Father John Misty, Gregory Porter, Calexico, Woods…

Otro puntazo fue la firma, junto a Jesualdo Jiménez De Cisneros y las fotos de Juan Pérez-Fajardo, del libro “En crudo y al Natural”, sobre Bunbury. Gran, gran libro. Cuéntanos cómo surgió y qué sensaciones tienes cuando lo recuerdas.

Surgió de una propuesta de Enrique Bunbury que me transmitió Jesualdo. Pensé en ‘Rolling Thunder: con Bob Dylan en la carretera’, de Sam Shepard, y en hacer algo parecido con los tres conciertos que Enrique iba a dar en Madrid para cerrar la gira ‘Licenciado Cantinas’. Para las fotos tuve presente a Juan Pérez-Fajardo, así que le pasé a Enrique su Flickr. Supe que iban a encajar muy bien, y así fue.

La idea era hacer un artículo para El País, pero al final se hizo un libro. La tirada era de 1.000 ejemplares y se agotó. Todos estaban numerados a mano, así que es algo codiciado por los fans. Algunos se vendieron en webs de compra-venta por 500 u 800 euros, de hecho.

Fue una experiencia interesante, sobre todo porque la idea era contar cómo es un concierto por dentro. Una noche, en el backstage, estaba Bunbury a punto de salir y se apagaron las luces. Una fina cortina negra separaba al músico de los gritos del público. “Todavía acojona, ¿eh?”, se escuchó por ahí. Y sí, desde luego hay que echarle mucho valor, porque toda esa gente estaba mirando hacia la cortina y cualquier movimiento de la misma significaba un decibelio más. Nadie nos puso ningún impedimento para movernos por las tripas de La Riviera. Las cosas eran “sí” o “no”, nadie daba largas.

Me da que tienes tu tiempo más que completo con compromisos laborales y numerosos, ¿pero hay alguna posible novedad profesional a la vista? ¿Cómo juzgas tu momento actual?

Ahora estoy trabajando como tercero de a bordo en Man on the Moon, la nueva revista de Spainmedia (editorial de Forbes, L’Officiel, Tapas, Robb Report…). No puedo contar mucho salvo que saldrá en marzo , que tendrá una tirada mensual y que estará en los quioscos españoles y de medio mundo.

 Y en cuanto a mi momento actual, no sabría decirte. Esto es una carrera de fondo donde hay que ser constante, pero es verdad que llevo algunos años bastante más estable en este oficio y consiguiendo entrevistas con personajes inalcanzables. Me gusta lo que hago y es apasionante, aunque tiene sus momentos desagradables. No obstante, me siento tan a gusto que soy completamente feliz con mi vida diaria.

Be the first to comment on "Entre Bambalinas: Carlos H. Vázquez (periodista)"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.




A %d blogueros les gusta esto: