Star Wars – Episodio VIII: Los Últimos Jedi (2017) (¡con spoilers!)

Texto: Mikel Fernández (Surimiworld).

Llega el final de año, llegan las navidades, el turrón, las comilonas, las indigestiones y la película nueva de Star Wars. Sabes que el mundo sigue adelante cuando las pequeñas cosas siguen su curso y desde hace un par de años diciembre equivale a un estreno cinematográfico del universo Star Wars.

Esta vez tocaba un estreno de la saga principal: tras el remake más o menos camuflado del Episodio IV que fue aquel El Despertar de la Fuerza y el brutal spin-off que supuso Rogue One, este Episodio VIII era esperado con ansia, por varios motivos: por ver si eran capaces de salirse del guión de la trilogía clásica, por ver si se desentrañaban los interrogantes de la película anterior y, en definitiva, por saber si seguíamos ante una película almibarada o si le dotaban del puntito de mala leche necesario en una película de este tipo.

Aviso: a partir de ahora empieza el destripe general de la película. El que no la haya visto, que vaya al cine antes de seguir leyendo.

En mi opinión nos han vuelto a dejar a medias. La película es larga, casi dos horas y media, y otra vez más da la sensación de que empieza muy lenta para que, ya al final, se desarrollen los hechos a toda velocidad. Visualmente la película es brutal. Los efectos digitales son impresionantes, y los paisajes de la isla de Ach-To (Irlanda) son una maravilla.

Pero volvemos a tener problemas con la historia: tenemos la repetición de la trama de Luke y Yoda en Dagobah, solo que ahora son Rey y Luke en Ach-To, con el alumno a punto de sucumbir al Lado Oscuro; de nuevo el maestro Jedi de turno (Obi Wan? Luke? Qi-Gon?) se sacrifica ante el enemigo para permitir a los protagistas escapar; por no hablar de la obligada visita a una ciudad de traficantes pasando por su cantina/casino (Mos Eisley/Canto Bight), solo que esta vez hablamos de delincuentes de guante blanco.

En cambio, el desarrollo de la historia entre Rey y Kylo Ren, cómo se comunican mediante visiones tratanto de llevarse el uno al otro al lado correspondiente de la Fuerza, la lucha de voluntadas, me pareció muy bien hilado, aunque el final del mismo (¿Kylo Ren matando a Snoke? ¿Rey enfrentándose a Ren y derrotándole una vez más?), al igual que la estrategia de aguante del crucero de la Resistencia desarrollada por la almirante Holdo (Laura Dern, genial en su papel de hierática líder).

Punto y aparte para el papel de la General Organa, (aka Princesa Leia): un papel secundario, esta vez encima magnificado por quedar inconsciente al salir despedida del puente de mando al espacio exterior tras un ataque de la Primera Orden (y encima de un TIE-Fighter cualquiera, ya que Kylo Ren no tiene valor a disparar). Lo genial, lo increíble, lo que se carga todo lo visto hasta ahora es que, flotando en el espacio, es capaz de volver a la nave usando la Fuerza. ¿Han tenido que pasar cinco películas para que domine la Fuerza? Hasta ahora se sabía que sí, que la sentía y la notaba, pero de ahí a ser capaz de volverse hasta la nave cual paseo espacial de la ISS hay un trecho largo.

Sigo pensando que a la nueva hornada de protagonistas les falta carisma: Poe Dameron no le llega a Han solo a la altura del zapato, Kylo Ren en vez de un Lord Supremo parece un emo en plena crisis adolescente y Rey, que en la anterior película mantenía el tipo, en esta se suma en la mediocridad general. Mención aparte para Finn y Rose, cuya presencia le da enteros a la historia, DJ (papel bordado por Benicio del Toro como contrabandista). Finalmente, ataquemos la aparición estelar de Luke Skywalker (un Mark Hamill que parece haberse convertido en el doble de Peter Dinklage) que repite, literalmente REPITE el papel de Obi Wan Kenobi en el Episodio IV (enseñanza y sacrificio incluido, solo que esta vez telepáticamente). Al menos resuelve dignamente el papel.

Otra cosa a mencionar, y es el segundo ridículo consecutivo del papel de la Capitana Phasma. Usada promocionalmente hasta la extenuación, su papel se limita a tres frases, cinco disparos y morir devorada por el fuego en el ataque suicida de la almirante Holdo frente al crucero estelar de la Primera Orden. Una vez más, el merchandising se impone frente a la historia.

En fin, que la nueva entrega de Star Wars aprueba sin más. Sigue sufriendo de los mismos problemas que el Episodio VII: no termina de romper con las anteriores, reciclando argumentos y situaciones ya vistas en los distintos episodios, y encima es una película muy “amable”, cuando podría elevarse el tono dramático al encontrarnos con una Resistencia diezmada y acorralada. Supongo que Disney no quiere complicar la saga principal y deja los argumentos oscuros para las tramas paralelas, pero es que a este paso van a convertir la saga en películas para niños. Y lo peor de todo, es que parece que es lo que pretenden.

Be the first to comment on "Star Wars – Episodio VIII: Los Últimos Jedi (2017) (¡con spoilers!)"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.




A %d blogueros les gusta esto: