Alex Torío: “A veces me califican de oscuro o hermético, y yo no creo para nada que sea así”

Texto: Carlos Molina.

Alex Torío (foto: Anna Gali) presenta mañana jueves en la sala Sidecar de Barcelona “The Neglected Garden”, su nuevo disco. Un más que buen motivo para charlar de él y, ojo, que adelanta que no es muy dado a los directos. Avisados quedan para no perderse un seguro que excelso directo para un excelso trabajo.

Disco muy especial el tuyo, que toma como inspiración la obra “Bajo el Volcán” de Malcom Lowry. ¿Cuándo surge la idea de acometer un proyecto así?

Mientras estaba terminando mi anterior disco, “Ghosts fo Comala”, inspirado en Pedro Páramo, tuve la idea de que podría completar lo empezado con otra interpretación de uno de mis libros preferidos, este “Bajo el volcán”, que había leído por primera vez con 22 años. De hecho, hay indicios de que esto podría pasar: en una de las páginas del libreto de mi primer disco, salgo leyendo el libro. Y en una entrevista de 2014 ya comento el proyecto.

Se trata de un disco que te ha llevado mucho, mucho tiempo. ¿Ha habido algún momento en el que te sintieras “bajo presión” por llevarlo a buen puerto, o has disfrutado todo el largo camino hasta ponerle fin?

Desde hace años trabajo a este rimo tan lento. Cuando era más joven tenía más energía o más inconsciencia, con todo lo malo y bueno que eso implica. Ahora me pienso mucho cada palabra, y me cuesta, pero creo que estoy más contento del resultado. Me parece que es como si el aceite de oliva bueno no fuera el virgen, el de primera prensada, si no el de orujo.

Voy a pedirte que te pongas el disfraz de periodista y pongas la lupa sobre tu disco. ¿Qué aspectos resaltarías del mismo, y cuáles de ellos, tras su lanzamiento, piensas que necesitarían de otro impulso, si es que los hubiera?

Leo que a veces me califican de oscuro o hermético, y yo no creo para nada que sea así, o por lo menos no es mi intención. Creo que las canciones son accesibles, suelo escribir cosas muy melódicas. Sé que no hago nada que esté de moda, lo reconozco. Creo que el disco tiene varios niveles de entrada, algunos de los cuales yo mismo no sé. El mas completo de todos ellos, para mí, es aquél al que puede acceder alguien que conozca el libro y a quien le guste la música americana en general.

Sobre retoques, la respuesta es un clásico, generalmente ligado al arte gráfico y plástico: un cuadro no se termina; se abandona.

Tienes una amplia carrera musical detrás. ¿Cómo resumirías hasta ahora lo logrado, y cuáles son tus objetivos futuros más inmediatos?

He logrado estar orgulloso de mi discografía, ese es mi mayor éxito. Mi objetivo a largo plazo es que eso no se tuerza. Como que no vivo de la música (me gustaría, pero no a cualquier precio). Me gustaría publicar un poco mas a menudo, e ir recuperando mis discos antiguos no publicados. Piensa que mi primer disco publicado es el 37 de mi discografía personal. “The neglected garden” es el 44.  ¡En los lomos de los CD lo pongo, con la esperanza de un día verlos todos ordenados, bien grabados!

A corto plazo, espero vender algunos discos y hacer algunos bolos.

Un álbum en el que además colaboran un buen número de músicos. ¿Qué resaltarías de la aportación de todos ellos al sonido final del disco?

La manera de trabajar que tengo, al disponer de un estudio propio, me permite cosas como ésta. Que toquen muchos músicos que entre ellos ni se conocen, y dedicar infinitas horas al disco. Hay quien piensa que grabar así es “mas frío” que grabar en directo gran parte de la banda. Ahí está el trabajo de técnico. A veces me siento como George Lucas diciéndole a Alec Guiness vestido con bata que coja un palo y hable con un robot delante de un fondo verde. Hay que trabajar con fe.

Mañana presentas el disco en directo en la Sidecar de Barcelona. ¿Qué directos tienes cerrados para los próximos meses, y qué esperas de este bolo?

No suelo hacer muchos conciertos. No tengo nada mas previsto, ya veremos qué sale. Suelo tener un cierto pudor a “venderme”. En el fondo, psicoanalizándome a mí mismo en plan casero, creo que hay algo de arrogancia, algo así como entender mal que “si es bueno, ya vendrán a buscarme”.

Como espectador, ¿qué últimos conciertos de los que has asistido te han llenado más?

Martha and the Vandellas en Girona, fue increible ver a la Motown en directo. Y Roger Waters. Ahora iré a Iron& Wine, para que veas que no vivo solo en los 60 y 70.

Finalmente, ¿qué discos de los que has escuchado recientemente te gustaría recomendarnos?

Me ha gustado el disco de Father John Misty. Ya me gustó el anterior. Me ha parecido muy interesante el giro de Arctic Monkeys hacia algo mas arty. Prefiero como lo han hecho ellos que no Bon Iver. Los discos de Miquel Vilella y de Roger Mas, también son muy buenos,para decir algo de aquí. Me ha gustado el Predación de Pablo und destruktion, y genial la Antología de Niño de Elche.

A %d blogueros les gusta esto: