Cómics clásicos: El chico que coleccionaba Spiderman

Texto: Carlos Molina.

Pocos, pero algunos, son los cómics de Spiderman, y en general, que han conseguido arrancarme una lágrima. Que han provocado la sensación de estar viviendo una experiencia real, o una experiencia similar a una vivida, algo cercano. Uno, siendo un pipiolo, fue el de la muerte de Gwen Stacy. Otro, siendo algo mayor, pero ni siquiera adolescente, fue el que ilustra esta reseña, “El chico que coleccionaba Spiderman”.

Nos encontramos ante un grandísimo tebeo que condensa en muy pocas páginas lo mejor y más atractivo del personaje arácnido: su cercanía, humanidad, su humor… y su dolor. Todo ello guiado por la trama del gran Roger Stern, uno de los mejores guionistas que ha tenido el personaje, y el gran Ron Frenz, también en su caso de los mejores dibujantes que han pasado por la dilatada historia del hombre araña.

Los más veteranos del lugar seguro que la conocen y, posiblemente, los más jóvenes aún estén por descubrirla. Qué afortunados son, y es que podrán experimentar por primera vez una emoción que, en las siguientes relecturas, se antoja diferente, aunque se mantiene, y mucho.

Poco adelantaré de la historia para mantener lo más bello de la misma, su final, más en concreto las dolorosas últimas viñetas. Digamos simplemente, por tanto, que narra la historia de un crío, Tim Harrison, al que le da por coleccionar reseñas aparecidas sobre Spiderman en los periódicos, y al que éste visita una noche para compartir algunos de los momentos más especiales vividos por Peter Parker y su alter ego hasta ese momento (hablamos del número 248 de “Amazing Spiderman”). La conversación que mantienen, la expresividad del dibujo, los momentos vividos por el personaje que se recuerdan y la estructura de la historia la hacen merecedora, sin duda alguna, de entrar en el TOP 5 de mejores números de Spiderman.

Si la leíste en su momento, no lo dudes, vuelve a hacerlo. Y si no, hazlo, y descubre que, como una buena canción, una buena película o un buen libro, un buen cómic te puede hacer llorar.

Be the first to comment on "Cómics clásicos: El chico que coleccionaba Spiderman"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.




A %d blogueros les gusta esto: