“The Opera Locos” fusiona “de maravilla” el clown y la ópera

Texto: Carlos Molina.

El espectáculo “The Opera Locos” recala en la Semana Grande bilbaína en el Campos Elíseos y, más tarde, en los Teatros del Canal de Madrid y al final de año en París, además de en varias localidades del país. De él hablamos largo y tendido con su director artístico, David Ottone.

¿Contentos de recalar en Bilbao dentro del primer tramo de este espectáculo?

La verdad es que estamos encantadísimos de poder representar el espectáculo “The Opera Locos” en Bilbao, y además en su Semana Grande. Es un lujazo. Se trata de un espectáculo muy divertido, que fusiona la ópera con la comedia, por lo que resulta perfecto para el disfrute de los bilbaínos en ese momento de fiesta. Hemos estado alguna otra vez en la capital vizcaína, y de hecho yo estuve hace poco en el Campos Elíseos con “Rumba”, que dirigí con Mayumaná, que fue muy bien.

Humor, ópera, para todos los públicos… es una ecuación muy atractiva. ¿Qué destacarías del espíritu de esta obra?

No hay muchos espectáculos de ópera que se fusionen con la comedia, y en este caso es además Yllana y el mundo de la ópera. Hemos hecho una ópera con cachitos de óperas. El otro día vino un productor de Berlín, y dijo: “esto es ópera pero sin las partes aburridas”. Hemos cogido las arias y mejores momentos del género y los hemos metido en una pequeña historia que básicamente es una troupe decadente de cantantes de ópera que se disponen a dar un concierto. A través de esas pequeñas arias y momentos vamos tejiendo historias de amor y pasión entre los componentes que nos permiten poner en pie los mejores momentos de la ópera.

Hay que decir también que son cantantes en directo, todos ellos con unas voces impresionantes, y con mucha comedia. Se trata de una fusión entre el clown y la ópera que funciona de maravilla.

Se habla de la gran situación del teatro a nivel artístico en nuestro país, y de que parece que ha superado la crisis, pero también es cierto que hay que atraer a nuevos espectadores, más jóvenes. ¿Este espectáculo juega en ese campo también?

Sí, está muy cerca de lo que hicimos con ‘Pagagnini’, y es que queremos acercar la ópera y esa sensación de estar ante un cantante de ópera a través de una selección de los mejores ‘trocitos’ de la ópera de todos los tiempos. Ojalá que sirva para crear muchos aficionados a este género.

¿Que ‘cachitos o ‘hits’ que decís en vuestra hoja de prensa puedes adelantarnos que se podrán encontrar los espectadores que acudan a ver “The Opera Locos”?

Hacemos, por ejemplo, un ‘Nessum Dorma’ precioso, ‘La Reina de la Noche’, el ‘Rie Payaso’… hemos cogido ‘the best of the best’, lo mejorcito de las óperas en un espectáculo que dura una hora y veinte minutos y que tiene una estética potentísima. Nos hemos inspirado en el Circo del Sol y Bob Wilson. La gente que venga va a ir diciendo: “mira, suena esto, y esto…”, porque son pasajes y temas muy conocidos, lo que hace que el espectáculo sea muy cercano al público.

Tras Bilbao acudís a los Teatros del Canal de Madrid y cerráis el año en París, pero también vais a visitar localidades como Torrelodones o Villanueva de la Cañada.

Este es uno de los sellos de Yllana, somos una compañía que hacemos muchísimos bolos, y nuestra idea siempre ha sido la de ir también a sitios pequeños. No sólo llevar nuestros espectáculos a los espacios principales de España, sino acercamos a muchas poblaciones, lo que nos ha permitido tener un tejido de gente que nos apoya y a la que le gusta mucho nuestro trabajo.

¿Y respecto a la visita a París?

Se trata de un sueño. Vino hace como dos meses el programador del Bobino a ver el espectáculo y le encantó. Es un salto poder llevar este show más allá, es algo que nos pone contentísimos. La gente sale emocionada, se ríe, creo que nos ha salido un espectáculo redondito.

No siempre se puede hablar de una trayectoria de un cuarto de siglo. ¿Cómo valoras, echando la vista atrás, la trayectoria de la compañía hasta ahora?

Mantenernos casi 27 años es el gran regalo. Hemos hecho muchos espectáculos que han sido muy definitivos, como “666”, hemos estado en Nueva York… cada pasito que hemos dado, incluso los fracasos pequeñitos, han ayudado a seguir construyendo una personalidad artística, nos ha permitido ser diferentes y avanzar con mucha ilusión.

A %d blogueros les gusta esto: